COVID-19

Exposición total en las comunidades de Cotacachi

Nadie sabe la fecha exacta en que empezaron los bailes del Inti Raymi en Cotacachi este año, pero sí saben cuándo será lo más fuerte, hoy. Pequeños grupos zapatean en las comunidades.
lunes, 29 de junio de 2020 · 12:21

Por: David Torres, corresponsal Imbabura

Sí, este 29 de junio debería cumplirse la tradicional toma de la plaza, un ritual ancestral del pueblo indígena del cantón, que se repite cada año y que ha sobrevivido incluso a la conquista española, pero que se había suspendido debido a la pandemia de coronavirus que azota al mundo.

Al menos ese fue el acuerdo al que llegaron en la comunidad de Turuco, el pasado 6 de junio, los capitanes de las comunidades (líderes indígenas designados para guiarlos en cada jornada), autoridades municipales, policiales y del Gobierno Nacional. Pero todos saben que eso no se cumplió.

En las redes sociales circulan fotografías, videos y hasta transmisiones en vivo, que muestran a pequeños grupos que bailan haciendo círculos en las casas y recorren algunas comunidades. El Coronel de Policía, Javier Pozo, jefe de distrito Tierra del Sol, reconoce que la mayoría de comunidades zapatearon en sus propios sectores, pero ratifica que no se les permitirán el ingreso a la plaza.

Al margen de que se cumpla esta ancestral costumbre, las consecuencias ya se ven venir. Lo lamenta Alfonso Morales, presidente de la Unión de Organizaciones Indígenas y Campesinas de Cotacachi Unorcac. “Se nos fue de las manos”, dice. Él sabe que de las 45 comunidades del cantón, más de 20 bailaron este año en sus zonas de influencia y está consciente que pese a los esfuerzos por mantener niveles de asepsia adecuadas para no contagiarse de Covid-19, las condiciones no ofrecen mayores garantías.

Renzo Váscononez, coordinador zonal del Ministerio de Salud pronostica un alto incremento de casos. “No solo expusieron su vida, sino la vida de sus familias, a donde regresaron luego de haber participado en estas actividades”. En cinco días se podrá conocer el nivel de impacto de las zapateadas.

 

Exposición total

Las jornadas están acompañadas de comida y licor para resistir el agitado día. Entre los danzantes y músicos están niños, los acompañan mujeres, aunque ellas no bailan. Pocos son los que llevan mascarilla y de distanciamiento físico ni hablar. La exposición a un posible contagio es total.

Mientras eso sucede en la ruralidad, la capital del cantón que lleva el mismo nombre está blindada. Más de 40 militares, y alrededor de 150 efectivos policiales resguardan los diferentes accesos al parque. Los uniformados tienen claras disposiciones, evitar que los danzantes cumplan con la tradicional toma de la plaza. Sin embargo, la noche de ayer, 28 de junio, los churos, violines, rondadores guitarras sonaron hasta altas horas de la noche, dejando en incertidumbre sobre si se cumplirá o no el acta firmada.

La tradición

El 21 de junio inicia el solsticio de verano, pero con la llegada de los españoles se impusieron las fiestas de San Juan y San Pedro. Con los años, más pudo el aguerrido pueblo indígena que no solo que continúa la celebración, sino que también se apropiaron de la fiesta española.

Precisamente esa es una parte fundamental del significado de la toma de la plaza. Vestidos con zamarros, ropas de policías, de militares, grandes sombreros que lucen figuras como cruces o calaveras, demuestran su fortaleza y el rechazo al sistema. Quieren demostrar que están aquí y que son la esencia de la historia de Cotacachi.

Más de

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia