Clemente Orellana Sáenz

Lasso vs. Arauz

El análisis de los programas de los dos candidatos se impone, no podemos, no debemos perder nuestra Patria, los que amamos vivir en libertad, trabajar en paz...
jueves, 11 de marzo de 2021 · 06:00

En treinta y un días sabremos quién es el nuevo presidente del República, el domingo 11 de abril de 2021, la sociedad civil el pueblo ecuatoriano, decidirán mediante el sufragio universal, cuál de los dos candidatos, se convertirá en el nuevo mandatario, que gobernará durante cuatro años, los destinos de nuestro bello país el Ecuador, pequeño, pero con todas las riquezas necesarias para convertirse en una poderosa Nación, multiétnico, plurinacional, convivimos en paz, con nuestras características propias, en nuestra heredad, blancos, indios, negros, cholos, montubios, mestizos, cobijados por nuestro escudo de armas, nuestra bandera, el himno nacional, nuestra cocina rica y variada, una capacidad de emprendimiento ,ejemplo para el mundo; el nuevo presidente cojera un Estado en crisis, con un desempleo jamás visto, producto de la pandemia del Covid-19, que ha hecho arrodillar a todos los gobiernos del orbe, por tener un virus el Sars-CoV-2, muy contagioso y mortal en un pequeño porcentaje, con secuelas económicas, sociales, humanas nunca vistas; una deuda externa horrorosa, impagable, difícil de manejar; violencia en las cárceles, por la guerra entre carteles mexicanos de la droga, el de Sinaloa vs. El de Jalisco Nueva Generación, organizaciones criminales, que anunciaron “El terror ha comenzado en el Ecuador” como anuncia el Cártel de Sinaloa y los choneros, organizaciones delictivas aliadas, que se han tomado el país, con fuerza inusitada, desde que salió la Base de Manta, manejada por los estadounidenses; los execrables femicidios; las violaciones a nuestras niñas, con los embarazos en adolescentes; la corrupción rampante que azota nuestras instituciones, la ansiedad de convertirse en millonario, robando como se pueda, así, sea en tiempo de pandemia, todo es lícito para el hampón, enloquecido por el dinero fácil, mal habido, con un sistema judicial podrido, tarifado, que deja en libertad a los pillos, más rápido ,que la policía en aprenderlos. Es decir, el reto para el nuevo gobierno es inmenso, sin el apoyo de la ciudadanía, de los hijos honestos, que los hay y muchos, no podrá hacer mayor cosa.

La reflexión, el análisis de los programas de los dos candidatos se impone, no podemos, no debemos perder nuestra Patria, los que amamos vivir en libertad, trabajar en paz, tener seguridad alimentaria, judicial, salud en todo sus significado, con unidades hospitalarias de primer nivel, con esquemas racionales de vacunación de toda la población en contra del Covid-19, con un Frente Diplomático, Militar, Social, Sanitario, fuertes, con instituciones solventes, maduras, con un Poder Legislativo, Judicial, Contraloría, Fiscalía, Procuraduría, independientes del gobierno; un Banco Central autónomo, que no sea la “caja chica” de todas las necesidades, porque en definitiva es dinero de los ecuatorianos, un sistema de seguridad social universal, que brinde y cubra a la población, que no preste el dinero de los afiliados, para cubrir las necesidades espurias, del poder ejecutivo; que sea responsable, ético, justo, eso necesitamos. Y creo firmemente que Guillermo Lasso Mendoza es el candidato, que puede gobernar con probidad nuestro hermoso país, para bien de todos sus ciudadanos. Si el voto es para su contrincante, tendrá cientos de miles de veedores de su gestión, que impedirán convierta el Ecuador en la segunda Venezuela, dictadura atroz de la “Revolución Ciudadana-revolución del siglo XXI”

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia