EDITORIAL

La historia los juzgará… claro que a ellos no les importará.

Por ahí sale alguien a decir “estamos haciendo respetar nuestro mar territorial” y otros diciendo “no podemos hacer nada por cuanto no están dentro de nuestro mar”, ya váyanse con ese cuento a otro chino.
lunes, 27 de julio de 2020 · 06:30

Es irónico lo que nos sucede por ciertos políticos que en su tiempo de funciones eran seudo ecuatorianos que de alguna manera traicionaron los principios de hacer país y esto hoy nos está pasando factura ya que los barcos pesqueros chinos se hallan apostados en el límite y están haciendo de las suyas para acabar con nuestra reserva marina año tras año y nuestros gobiernos desde el 2012… bien gracias… no hacen nada no sabemos si por miedo o conveniencia de sus solapados arreglos económicos con China.

Lo único cierto es que Ecuador era parte del tratado de Santiago de Chile de agosto de 1952 y aún más se adhirió al tratado de CONVEMAR en septiembre del 2012 en el cual debe reclamar no solo esas 200 millas sino ampliar a 350 millas de derechos como plataforma continental y que le dan derecho absoluto a las riquezas vivas y no vivas de esa plataforma, pero como debemos suponer por la falta de ecuatorianidad del gobierno anterior de Rafael Correa y el actual de Lenin Moreno están permitiendo que la posibilidad de esto se desvanezca seguramente por intereses económicos que hacen que los politiqueros de siempre “agachen la cabeza” ante los patrones de sus deudas.

Será acaso que los tratados de confidencialidad y las imposiciones imperiales de oriente han logrado que nuestros “servidores a la Patria” una vez más demuestren su ineptitud para hacer prevalecer los derechos ecuatorianos inalienables, y se dejen manipular por la voracidad de los que les mandan.

Y decimos que les mandan por cuanto sus discursos que parecían diferentes son los mismos. Se comportan como “machos de barrio” en sus alegóricas exposiciones de “no más créditos chinos”, “renegociaremos bajo nuestras condiciones”, “primero está el pueblo y después el pago de deuda”, “hay créditos en mejores condiciones” y un montón de  discursos de esquina para luego que lueguito correr con “la cola entre las piernas” a agachar la cabeza y decirles “si lo que ustedes dispongan”.

Por ahí sale alguien a decir “estamos haciendo respetar nuestro mar territorial” y otros diciendo “no podemos hacer nada por cuanto no están dentro de nuestro mar”, ya váyanse con ese cuento a otro chino. Los ecuatorianos saben que legislativo, ejecutivo y judicial es en este caso un cuadro en la pared que no pinta nada.

Por si acaso para ellos que alguna vez nos comieron cuento con la incautación de un barco chino y se sintieron patriotas, es bueno que la ciudadanía sepa que el valor de ese vejestorio es menor a un solo día de lo que los 260 barcos pescan en nuestras narices.

Muchos creen y pueda ser que no se equivocan al decir que son todos unos traicioneros a la patria.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios