Fabián Alarcón

El expresidente criticó el manejo de la pandemia y la falta de acciones inmediatas

Fabián Alarcón reveló qué debe hacer el candidato que quiera ganar la Presidencia en las elecciones 2021. Además criticó las decisiones de Lenín Moreno. La Verdad habló con el expresidente.
viernes, 31 de julio de 2020 · 20:35

Fue presidente de Ecuador por designación del Congreso Nacional tras la accidentada destitución de Abdalá Bucaram, entre el 11 de febrero de 1997 y el 10 de agosto de 1998. Se retiró de la política hace 22 años, pero fue Concejal de Quito, luego fue Prefecto, cinco veces diputado. Además, fue cuatro veces Presidente del Congreso de Ecuador. “No tengo intenciones de regresar a la política, pero siempre estoy pendiente de lo que pasa en el país”, dice.

La Verdad dialogó con el expresidente Fabián Alarcón, quien asegura que ve una crisis actual y futura muy grave de no tomarse las decisiones adecuadas. No es partidario de subir impuestos o poner otros, porque dice que ahora es cuando más se necesita reactivar la economía. Para Fabián Alarcón, la fórmula de endeudarse a nivel externo y “meterle la mano al bolsillo” a la gente con impuestos, ya no funciona.

Los casos de corrupción saltan a diario. La difícil situación económica se siente cada día con más fuerza ¿Cómo ve usted al país?

Yo creo que el momento del país es complicado, no solo en lo político, sino en lo moral y económico. Lo que se vive ahora no es comparable con otras épocas. Hay una descomposición seria. La pandemia ha sido el principal problema, pero las complicaciones en el ámbito económico no son por la pandemia, porque la crisis ya venía desde antes. No encontraron soluciones adecuadas, la política económica es de deuda externa  e impuestos, sin crecimiento. En la parte política hay una dispersión tremenda que no se compara con épocas anteriores, la gente quiere respuestas a su grave situación de desempleo y no las tiene.

¿Cuál es el problema entonces? ¿Por qué parece que la gente está dormida y no reacciona?

Cuando fui Presidente entre 1997 y 1998, el barril de petróleo estaba en seis dólares. Vino el Fenómeno del Niño, un terremoto, y otros problemas más y logramos salir. Hoy se quejan porque el petróleo está en 60 dólares. Creo que habían líderes y teníamos un Congreso que sintonizó con la gente, que no se compara con la actual Asamblea. Hay valiosos legisladores, pero otros no ejercen liderazgo, ni orientación. En 1998 habían verdaderos líderes. No hay una conducción adecuada desde lo político.

Pero no es que antes no había corrupción en el país ¿Por qué lo de ahora golpea más fuerte?

La corrupción podía haber existido años atrás, pero no en la magnitud de ahora. No tiene nombre que en pandemia hayan cometido corrupción en sobreprecios en los materiales que podían salvar la vida de la gente. Hoy, unido al desempleo, a la falta de salud, inseguridad y viendo que roban a diario, los ciudadanos ya se dan cuenta que eso les afecta y por eso es que ahora la gente capta a la corrupción como el principal problema del país. Es un mal terrible y está agravado como nunca antes. Puede haber una ley perfecta, pero si no se aplica llegaremos a lo mismo.

La Ley de Contratación Pública facilita la corrupción ¿Qué existía antes que no permitía que el robo, como hoy, sea más descarado?

Antes existía el informe previo de Contraloría para hacer una contratación y luego se dio paso para que eso se abra y se pueda contratar de forma libre. No nos sorprendamos que en los próximos días salgan más casos de corrupción en el contexto de los últimos 14 años. Creo que lo más grave aún no sale a la luz.

¿Cuál es el error del Gobierno de Lenín Moreno y cuál es el acierto?

La conducción política no ha sido acertada y se siguió en lo económico con la misma receta, se habla de renegociación de deuda pero vemos que hay trabas. Uno de los peores asuntos es que la relación con China ha sido funesta y eso no se ha cortado, seguimos dependiendo de China para deuda y ahora frente a la invasión China en Galápagos, no tenemos la fuerza suficiente. El cambio de algunas autoridades fue importante.

¿Por qué el Gobierno de Moreno desaprovechó el gran respaldo popular que tuvo? ¿Qué hay detrás de que no se hayan tomado las decisiones adecuadas, si lo podía hacer?

El gobierno actual tuvo un apoyo mayoritario de todos los sectores ecuatorianos. Todos queríamos que salga adelante frente a lo que pasó en años pasados. La idea era no regresar al pasado, pero ese fue el principal error del Gobierno, hablar tanto del expresidente con el objetivo de derrotarlo políticamente en la mente de los ecuatorianos. Pero lo que hicieron fue mantener la figura y crecerla. No podemos olvidarnos que no hay nada peor para un político en el olvido.

¿Cuál sería el principal acierto de su Gobierno y también el principal error?

Hay que recordar lo que sucedió en 1998, este era un país indignado, que salió a las calles por millones, para pedir cambios en el estilo de Gobierno y luego para pedir cambio de Gobierno. Se unieron todos y eso se manifestó en las calles. El Congreso pidió rectificaciones y luego tomó la decisión. Sometí mi mandato a Consulta, y el 80% de ecuatorianos ratificaron la salida del expresidente. Me fijé dos o tres metas en 18 meses de periodo: la reestructuración del país a través de la Asamblea Constituyente, mantener la economía del país, avanzar en la relación con Perú, y eso sentó las bases para la firma de la paz y se dignificó el servicio exterior ecuatoriano.

Mi primer desacierto fue aceptar que era un año y seis meses y creo que debí completar el período del expresidente. También me equivoqué al confiar en determinados políticos, recuerde la famosa camioneta, se subieron todos y luego no quisieron asumir sus responsabilidades. Por otra parte mantuve la estabilidad monetaria. Creo que errores de fondo no cometí.

¿Y el error de Lenín?

Un Presidente no debe ser un experto en economía o en política, pero sí debe conocer la vida nacional para tomar decisiones adecuadas, los ministros le presentan conclusiones de sus trabajos, yo creo que faltó un equipo de Gobierno más adecuado y el Presidente delegó demasiadas funciones a ciertos personeros que debía mantenerlas él. No ha habido una conexión adecuada en la Asamblea. Si la conexión era repartir funciones burocráticas, eso debía ser a base de proyectos.

¿En la pandemia cuáles fueron los desaciertos del Gobierno?

Es difícil decirlo, porque no estoy en sus zapatos. Pero creo que debía buscar elementos técnicos profesionales que estén a cargo del COE Nacional. Buscar apoyo internacional desde el primer momento. Había que establecer una programación de doble vía: forzar el confinamiento pero darle alternativas a la gente para que pueda resistir ese encierro.

No anticiparse a lo que venía fue un error, porque la situación cambió de forma radical. Debimos tener mayor celeridad en detectar la magnitud del problema y eso solo se consigue cuando se tienen técnicos experimentados. Demostramos que tenemos una infraestructura hospitalaria deficiente.

Hay como 23 posibles candidatos a la Presidencia ¿Esto qué le significa al país y también al electorado? ¿Se polarizan las fuerzas?

Es sorprendente que hayan tantos ecuatorianos que estén dispuestos a sacrificarse para ser Presidente, los problemas del país son enormes. Esta dispersión de fuerzas es crítica para el país y no se va a solucionar, muchos saben que no tienen posibilidad para ganar al electorado. Ya no se vota por conceptos ideológicos. Un candidato gana porque el programa de Gobierno representa lo que siente la gente. Hoy siente furia, indignación, rabia. Si eso lo interpreta un candidato, creo que podría tener posibilidades.

¿Si usted habría sido Presidente se habría atrevido a pagar un porcentaje de la deuda como lo hizo el Ministro de Finanzas en tiempos de pandemia?

Tenemos que ver los niveles de endeudamiento y es crítica la deuda de Ecuador, una deuda de 64 mil millones de dólares es impagable. Ecuador no estuvo preparado. No debió haberse hecho ese pago, no es real que podíamos caer en "default", ningún organismo pone como condición que se pague a tenedores privados de la deuda. A China le interesa que paguemos con petróleo y traer sus empresas  para desplazar a las nuestras.

Los fondos de los que Rafael Correa se burlaba, no los tenemos ahora como sí los tienen Colombia o Perú. ¿Qué son esos fondos y por qué son importantes?

El peor error fue el hacer desaparecer esos fondos, porque garantizaban tener un fondo de contingencia fuerte. Ecuador no lo hizo como sí lo hicieron otros países y acudió a la deuda externa y al bolsillo ecuatoriano y esa fórmula se acabó. Es un error el cobro anticipado del Impuesto a la Renta, lo que se necesita es ayudar, no quitar fondos. Al próximo gobierno le quitan recursos importantes, es decir no va a tener ese anticipo.

¿Hay riesgo de convertirnos en un Estado fallido? ¿Las condiciones están prácticamente dadas?

No creo que eso pase. Lo que creo es que el Presidente trata de llegar de la mejor manera posible a culminar su mandato presidencial, en un país con temas graves en todo aspecto. Ojalá en estos 10 meses sus equipos económicos y políticos se den cuenta lo que sucede en Ecuador. No puede ser que salga un funcionario a decir que Ecuador es un referente de cómo se maneja la pandemia en el mundo. Eso demuestra que no conoce la realidad del país.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios