UN CANTO POR LA ESPERANZA

Once potentes voces harán retumbar a Latinoamérica

Margarita Laso, María Fernanda Rivera; Niyireth Alarcón, de Colombia; Pascuala Ilabaca y Tita Parra, de Chile, Lila Downs y Vivir Quintana, de México; Liliana Herrero, Teresa Parodi y Soledad Pastorutti, de Argentina; Susana Baca de Perú, son Las Voces de Latinoamérica. La Verdad charló con ellas.
miércoles, 29 de julio de 2020 · 21:27

Gracias a la tecnología reunimos en una sola entrevista a 11 de las cantautoras más potentes de Latinoamérica. A la distancia y gracias al encierro obligatorio en casi todos los países, ellas se unieron para un proyecto que pretende convertirse en un abrazo al corazón. Se trata de Las Voces de Latinoamérica, que volverá a la vida a dos de las grandes canciones, la una de la artista chilena Violeta Parra: Gracias a la Vida y la otra del maestro Fito Páez, que es Yo Vengo a Ofrecer mi Corazón. Y es que Latinoamérica tiene voz de mujer. Es esa madre para propios y extraños.

Foto: Margarita Laso, Ecuador

Margarita Laso y María Fernanda Rivera, son las voces ecuatorianas que participan de este proyecto y se suman a Niyireth Alarcón, de Colombia, Pascuala Llabaca de Chile,  Lila Downs y Vivir Quintana, de México; Liliana Herrero, Teresa Parodi y Soledad Pastorutti de Argentina; Susana Baca, de Perú. También forma parte de este grupo de voces Tita Parra, la nieta de la gran Violeta Parra. El material se lanzará en los canales oficiales del proyecto y también por Vevo Latino, el canal oficial de YouTube. La idea es generar ganancias a través de la plataforma y lo que se recaude se donará a la labor de la Cruz Roja en Latinoamérica. Es un grito de esperanza, de fortaleza, que une y hermana a los países latinoamericanos en un solo canto.

Foto: Soledad Pastorutti

Primer lanzamiento

El primer lanzamiento se realizará este viernes, 31 de julio. Al medio día será en Ecuador, Colombia y México. A las 13:00 será en Chile, a las 14:00 en Argentina y a las 19:00 en gran parte de Europa. “Este es un hilo esperanzador. Es un hilo de luz”, dice Margarita Laso. Todo empezó cuando al mundo le invadía la perplejidad ante el aislamiento. Según explica la artista, es una actividad que no es económica, pero es esencial para ellas. “Hemos comprendido que forma parte del tejido de la comunidad. Todo esto arrancó hace unos meses. La propuesta era que cantaríamos un pedazo con artistas de otros países. Con voces con las que sentimos una enorme empatía, porque hay una gran vertiente que vivimos”, asegura.

Foto: Lila Downs, México

La escena musical en Ecuador tiene cantantes mujeres, algunas lideran en su segmento de música, hay algunas figuras, pero en el campo generalizado de la música, la mujer aún tiene espacios reducidos. “A veces las voces cantantes de mujeres se pueden contar. Me parece positivo que exista una profesionalización creciente”, dice Margarita. Además, asegura que la música cumple una función social. “En un momento de silencio la canción va a ser escuchada. A Violeta la canto desde chica y sin embargo, hubo muchas canciones que puso en este mundo y siguen vigentes”, explica.

Foto: Liliana Herrero, Argentina

Chile en el corazón de Pascuala

Pascuala Llabaca es una de las voces más fuertes de su natal Chile. Ella explica que su país atraviesa por una pandemia y también por un estallido social desde octubre. Dice que fue un quiebre de lo cotidiano. “Hay comunidades que estaban desestructuradas en el momento de la pandemia. Las ollas comunes ya estaban andando, había un renacer de lo comunitario”, cuenta Pascuala.

Foto: Pascuala Llabaca, Chile

Para los chilenos, el lado más dramático partió del hecho de dejar de trabajar desde octubre y hubo un quiebre económico. En una sociedad desigual como la chilena, no hay condiciones mínimas de igualdad. Pascuala cuenta que Chile viene de una crisis larga y de deterioro social. Explica que su país vive del extractivismo. Además, es el único país en donde el agua es privatizada. “Venimos con un caldo de emociones y estas canciones cobran aún más sentido. Hoy tiene mucho sentido cantar Gracias a la Vida. En este nuevo contexto entiendo el sentido de unirnos a través de esa canción. Todavía no la hemos cantado suficiente a Violeta Parra”, dice.

Niyireth Alarcón, Colombia

Mujeres poderosas

Vivir Quintana también es parte de este grupo de talentosas mujeres. Para ella es un placer compartir con mujeres tan poderosas. Mientras conversamos la observo a través de la cámara y lleva puesto un poncho de colores, muy latinoamericano. Vivir explica que para que este resultado haya sido así, cada una, desde su aporte personal, puso algo de su parte.  “El canto de la mujer latinoamericana aún tiene mucho que ofrecer, sirve para que las voces de las mujeres sigan creciendo. Es una mezcla de puro corazón, de voces que luchan todos los días para ser escuchadas. Nosotras somos solo la cara de un grupo de mujeres que vienen detrás de nosotras, yo canto por todas aquellas que no pueden cantar”, recalca.

Foto: María Fernanda Rivera, Ecuador

Cuenca dice presente

La artista cuencana María Fernanda Rivera dice que el resultado de este proyecto va a ser exitoso, por la calidad, por el corazón que le han puesto. Además, asegura que podrían hacer muchos proyectos, pero no le cabe duda de que este será grande. “Se pueden hacer maravillas. Existen medios como para hacer algo más grande. En medio de este dolor, escuchar voces conjugadas nos invita a pensar que la esperanza está presente”.

Teresa Parodi-Argentina

Trabajo conjunto

La colombiana Niyireth Alarcón explica que en su país hay un fenómeno distinto al de otras naciones de América Latina con respecto a las dos canciones que decidieron cantar, pues no han sido asociadas con mensajes con tintes políticos. En el caso de Colombia, traer Gracias a la Vida es traer una canción que estuvo olvidada, pero con elementos renovadores, desde la música, la puesta en escena. “No está asociada a lo político, sino más bien a lo poético. Es la unión de voces de mujeres cantando en la búsqueda de alianza, de esa unión que existe entre las mujeres. Un proyecto de este tipo resalta esa parte que tenemos de trabajar en conjunto”, cuenta.

Vivir Quintana, México

Labor intensa

Niyireth asegura que el trabajo es intenso y que le ponen mucho empeño al lanzamiento. Ella espera la oportunidad de conocerse con las artistas con las que comparte este ideal, en persona. “Estaría genial reunirnos, esta plataforma, las Voces de Latinoamérica, ha tenido éxito, y se presta para hacer muchas cosas. Trabajar con todas estas voces poderosas nos demuestra que la unión es la grandeza”. En el proyecto hay un equipo de producción de 30 personas: entre músicos, diseñadores, animadores, productores, artistas, todos trabajando a mil por hora para que el proyecto sea exitoso.

Tita Parra, nieta de Violeta Parra- Chile

Un proyecto para largo

El uso masivo de las nuevas tecnologías llegó con la pandemia. Pero para ellas, se trata de tener un acercamiento con las personas con las que antes no tenían un contacto directo. Se dieron cuenta que pueden ahorrar mucho con estas nuevas formas de trabajo y aunque no pueden tocar en vivo tienen la oportunidad de estar en este escenario virtual. Se trata de una nueva forma de acceder al arte.

Susana Baca, Perú

Ojalá este proyecto dure mucho. Ojalá que algún día las veamos en los escenarios de nuestros países a todas juntas. Ellas no lo descartan, pero aseguran que por ahora se conformarían con sentarse a tomar una taza de café y a escuchar la entonación del piano de manos de Pascuala. Por ahora, están unidas a la distancia, pero quien quita si Las Voces de Latinoamérica retumben en los escenarios más importantes de esta parte del Continente.

Claudio Durán es el Director Musical. Ha colaborado con grandes como Mercedes Sosa, León Gieco y Piero.

 

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios