NUEVA NORMALIDAD

Promoción 2020, la única en la historia que no tendrá el recuerdo de la fiesta de grado

No hubo discursos. Tampoco abrazos ni la foto grupal de fin de curso. Tampoco Instagram registró la típica foto del lanzamiento del birrete. Pero sí hubo creatividad, ingenio y una dosis de esperanza.
lunes, 20 de julio de 2020 · 16:15

Nadie se lo esperó. La generación que se gradúa en 2020, es la primera que lo hace a través de la computadora o en salones vacíos, a donde solo acuden para las fotografías. Nadie lo imaginó, ni en el peor de sus sueños, que eso que hasta hace solo cuatro meses y medio veíamos solo en películas se iba a volver realidad.

Nos tocó encerrarnos y eso lleva implícitos una serie de cambios en lo que antes llamábamos normalidad. A esa mezcla de generaciones que tienen como denominador común a la tecnología, también les tomó por sorpresa. Pero también es verdad que gracias a la pandemia logramos hacer más llevadero el encierro.

Este año, la creatividad fue parte fundamental para la graduación de los estudiantes que terminaron la primaria, la secundaria y también, carreras universitarias. “Para todos los que tuvimos la suerte de vivir esta experiencia con normalidad sabemos lo maravilloso que es el compartir los últimos momentos de nuestra vida colegial con nuestros amigos y compañeros que los últimos años nos acompañaron en esta etapa de nuestras vidas”, asegura María Fernanda Argüello, docente de la materia de Química en secundaria. "Esta vez, eso no va a ocurrir", aseguró.

Todo fue distinto

Esta vez fue diferente. Un equipo de La Verdad se coló en Sheakespeare School y lo que se vivió está muy lejos de la compañía de padres, amigos, compañeros o familiares. Este 2020 los chicos de la promoción entraron uno a uno, separados con 30 minutos de diferencia para evitar cruzarse y estar en contacto. Nuestro reportero gráfico estuvo ahí para darles la última alegria a un grupo de 40 chicos que terminaron una de las etapas más importantes de la vida. Aunque esta vez, fue de la manera más inesperada, pues la terminaron solos.

Sus últimos recuerdos de su etapa colegial serían las fotos que realizaríamos en los dos estudios colocados a lo largo del colegio. Separados con la suficiente distancia para que no exista el famoso contacto, al cual ya no estamos permitidos. Fueron dos días, en los que uno por uno llegaron los adolescentes a este que  espacio, donde serían los últimos 30 minutos como estudiantes de bachillerato.

Ceremonia unitaria

El colegio preparó una pequeña ceremonia para celebrar el logro obtenido por sus alumnos, el cual siempre quedará en sus recuerdos no solo por lo obtenido, sino también por la manera en el que fue celebrado, con alegría y entusiasmo, pero también con ansiedad y hermetismo.

En Ecuador si algo no logró la pandemia es truncar uno de los momentos más especiales de la vida académica de muchos escolares. Esos largos años  de estudio por lo general terminan con el paseo de fin de curso, que esta vez no se dio. Los discursos no coparon los salones, los festejos no llenaron los sitios reservados para las fiestas de graduación. Pero los jóvenes se dieron modos de celebrar a través de la tecnología. Y aunque esta vez, la magia de la graduación se esfumó, el sentimiento de terminar una etapa más se mantuvo intacto.

 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios