FOTORREPORTAJE

El doloroso origen de la Diablada de Píllaro

La fiesta que cada enero se celebra en Píllaro, entre música y coloridos disfraces, tiene al sufrimiento como origen. Te contamos por qué:
miércoles, 24 de junio de 2020 · 10:18

Ecuador es un país en donde las celebraciones populares forman parte importante de pequeñas localidades que a pesar de los cambios en todos los sentidos, no olvidan sus raíces, pues al final del día, esa es la esencia de un pueblo y eso Ecuador lo tiene en todas partes. Sus fiestas tradicionales son un festín de color y música para los ojos y oídos.

En Píllaro, ubicada en la parte norte de la provincia de Tungurahua, al empezar cada año, entre el 1 y 6 de enero, los diablillos se toman las calles, en una celebración que es una de las más importantes y coloridas de Ecuador. Se trata de la Diablada, que reúne a todos los habitantes del pueblo y además, a miles de ecuatorianos y turistas de todas partes del mundo, que llegan atraidos por esta singular manera de celebrar.

El diablo, la guaricha o el capariche, son los tres personajes principales de la fiesta. Según los libros de historia, la fiesta se remonta a la época de la colonia y significa la rebeldía indígena y mestiza contra la religión católica. El disfraz de diablo es en repudio a las prédicas de los sacerdotes y al maltrato físico, psicológico, económico y verbal que les daban los españoles.

 

Eran los habitantes del barrio Marcos Espinel quienes cortejaban a las mujeres de la zona de Tunguipamba y los padres y hermanos aprovechaban la oscuridad para disfrazarse con máscaras con cuernos, como si fueran sirvientes del diablo para castigarlos.

 

Otra versión menciona que al finalizar la década de los cuarenta del siglo pasado, en la fiesta de los Santos Inocentes, salía a las calles del pueblo un grupo de personajes, como el cíclope, el duende, la muerte, el alma, la caja ronca, el dos caras, la loca viuda, el uñaguille y el diablo. Este último personaje se tomó como referencia para dar origen a los diablos de Píllaro. Pero no importa cuál sea el origen. En Tungurahua saben que esta es una fiesta que los coloca en el mapa mundial y la mantienen porque forma parte de su historia.


 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia